Temas

Competencias para la transición ecológica/acción climática (7)

La creciente importancia del desarrollo sostenible y el giro hacia economías con bajas emisiones de carbono y resilientes al cambio climático requerirán nuevas competencias y cualificaciones, y ofrecerán un gran potencial para la creación de empleos verdes. Ello conllevará cambios estructurales y la transformación de los empleos existentes. La transición a una economía baja en carbono y más verde generará millones de nuevos empleos, afectará negativamente a algunos sectores que tienen niveles elevados de emisiones y modificará la mayoría de las ocupaciones existentes, en lo que concierne a las tareas que engloban y a los requisitos en materia de competencias.

A fin de garantizar la transición a una economía más verde es indispensable disponer de las competencias requeridas por los empleos verdes. Actualmente, se considera ya que los déficits de competencias constituyen un obstáculo importante en diversos sectores, como las energías renovables, la eficiencia energética y los recursos, la construcción verde o los servicios ambientales. Por otra parte, la adopción y difusión de tecnologías limpias exige competencias en el área de la aplicación, la adaptación y el mantenimiento de las tecnologías. Asimismo, es esencial que existan competencias que permitan a las economías y empresas, los trabajadores y los empresarios adaptarse rápidamente a los cambios provocados por el cambio climático y las políticas ambientales

Igualdad de género (155)

Las mujeres representan la mitad de la población mundial –y también la mitad del potencial económico mundial. Su participación en el mercado laboral reduce la pobreza, porque a menudo invierten el 90 por ciento de sus ingresos en el bienestar, la educación y la nutrición de sus familias. Sin embargo, la tasa de actividad de las mujeres se ha paralizado en alrededor del 55 por ciento a nivel mundial desde 2010.Por otra parte, las mujeres están desproporcionadamente representadas en el trabajo precario – empleos mal remunerados, poco cualificados e inseguros.

La formación desempeña un papel importante en la búsqueda de la igualdad de oportunidades y de trato entre mujeres y hombres en el mundo del trabajo. Sin embargo, las mujeres a menudo carecen de acceso a la educación y la formación técnica y profesional. Muchas de ellas también carecen de competencias básicas, tales como la alfabetización y habilidades aritméticas, lo cual les ayudaría a participar de manera más significativa en la fuerza de trabajo. La superación de este reto requiere la adopción de un enfoque de ciclo de vida. Esto incluye la mejora del acceso a la educación básica para todas las niñas; la superación de las barreras logísticas, económicas y culturales para el aprendizaje y para la formación secundaria y profesional de las mujeres jóvenes; y la satisfacción de las necesidades de formación de las mujeres que deseen su reinserción en el mercado laboral y de las mujeres mayores que no han tenido el mismo acceso a oportunidades de aprendizaje permanente.